6 Pasos Para Construir Un Espacio De Meditación En Tu Casa

¿Has pensado que a fin de cuentas, es el espíritu el que crea la experiencia del mundo y la traduce en forma de bienestar o de acuerdo a tu creación, en sufrimiento?

Hola, qué agradable encontrarme contigo en este espacio, si estás en esta página es porque eres un buscador, un buscador de la verdad interior. Esta práctica permite la presencia natural, es un modo de lograr la transformación de la calidad de vida. A través de la modificación de la forma de percibir las cosas. Que sólo puede alcanzarse a través del entrenamiento del espíritu.

En el presente artículo refrescaré algunas cosas sobre la meditación y destacando seis pasos para construir un espacio de meditación en tu casa. Que resulta ideal para que te conectes con tu poder interior de manera más íntima.

Antes de continuar ¿Qué es la meditación?

La meditación es comúnmente descrita como el entrenamiento de la atención mental que nos despierta más allá de los pensamientos condicionados y habituales y nos revela la naturaleza de la realidad.

En este sentido, el proceso y los frutos de la práctica de la meditación se entiende como la “Presencia Natural”. La presencia es la consciencia plena y claro de lo que está pasando aquí y ahora y el espacio abierto que permite e incluye toda experiencia.

Hay muchas estrategias que lo promueven (llamadas los medios hábiles) que crean una atmósfera que conduce a la profundización de la presencia.

El arte de practicar es emplear estas estrategias con curiosidad, bondad y un toque liviano. La sabiduría de practicar es recordar que la Presencia Natural está aquí ahora y siempre. La consciencia amorosa es nuestra esencia.

384d473496eca2419f3022cd4d50e0a5

Recuerda que la meditación es una práctica que permite cultivar y desarrollar ciertas cualidades humanas fundamentales, de la misma manera que otras formas de entrenamiento nos enseñan a leer, a tocar un instrumento de música o a adquirir cualquier otra aptitud.

meditar en casa terraza

Etimológicamente, las palabras sánscritas y tibetanas traducidas al español como «meditación», son, respectivamente, bhavana, que significa «cultivar», y gom, que significa «familiarizarse».

Sobre todo se trata de familiarizarse con una visión clara y justa de las cosas, y de cultivar cualidades que, aunque todos nosotros poseemos en nuestro interior, se mantienen en estado latente mientras no hagamos el esfuerzo de desarrollarlas.

“Si deseas alcanzar el despertar insuperable para ti mismo y para el mundo, la raíz es el desarrollo de un pensamiento altruista estable y fírme como una montaña, una compasión que todo lo abarca y una sabiduría trascendente desnuda de dualidad.” Dijo, el reverendo Nagarjuna.

Pasos para construir un espacio de meditación en casa

Acercándose a la Práctica de la Meditación: La actitud lo es todo. Aunque hay muchas estrategias para la meditación, lo que hace la diferencia en el despertar espiritual es la calidad de su sinceridad. En lugar de agregar otro “debería” a su lista, decida practicar porque a usted le importa conectarse con su capacidad innata de amor, claridad y espacio interior.

Deje que esta sinceridad sea el ambiente de cualquier lugar donde su práctica lo lleve. Un aspecto primario de la actitud es la amistad incondicional hacia el proceso entero de la meditación. Cuando somos amistosos con una persona, hay aceptación.

Sin embargo, a veces entramos a la meditación con una idea del tipo de experiencia interior que deberíamos tener y juzgándonos de “no hacerlo bien.” En realidad no hay una meditación “correcta” y esforzarse por hacerlo bien promueve el sentimiento de esforzarse por la perfección. Más bien, dese el permiso de que la experiencia de meditación sea lo que es. Tenga confianza de que si usted tiene la sincera intención de estar consciente y abierto de corazón, con el tiempo su práctica lo llevará hacia el sentido de integridad y libertad.

Ser amistoso también incluye el interés en lo que emerge, ya sean sensaciones placenteras o de miedo, paz o confusión.

La expresión amistosa del corazón es la gentileza tratar la vida adentro y alrededor de nosotros con consideración.

1150292 10154026464570657 1440478109 n

Ante esto considera estos 6 pasos para que generes el espacio para meditar en tu casa.

  1. Crea un recipiente (Ambiente o atmósfera) que sirva de tu espacio usual. Escoge un espacio preferiblemente protegido y silencioso donde puedas colocar una silla o cojín que esté disponible cuando necesites acceder a tu espacio.
  2. Puedes ambientar tu espacio con velas, fotos inspiradoras, estatuas, flores piedras, conchas  u otros objetos que evoquen en ti la sensación de belleza, la curiosidad y lo sagrado. La idea es que te haga recordar lo que te encante hacer.
  3. Fija la hora para realizar tu actividad la mañana es preferible.
  4. Fije la Intención: Hay una enseñanza Zen que dice: "lo más importante es recordarse de lo más importante". Es útil recordarse al principio de cada meditación que es lo que a usted le importa, lo que le trae a meditar. Tome un momento para conectarse de manera sincera con las aspiraciones de su corazón. Podría sentirlo como una oración que dedica su práctica a su libertad espiritual y la de todos los seres.
  5. Elige la Postura: Estar alerta es uno de los ingredientes esenciales de toda meditación. Siéntate en una silla, almohada o banco de arrodillarse, en la posición más recta, alta y balanceada posible.
  6. Tener la mente abierta y receptiva es el otro ingrediente esencial de toda meditación y se promueve al relajar intencionalmente las áreas obvias y habituales de tensión. Con la postura erecta, deje que el esqueleto y los músculos cuelguen libremente. Deje las manos descansar cómodamente sobre sus rodillas o regazo. Cierre los ojos, o si prefiere, déjelos abiertos con la mirada suave y receptiva.

¡Por favor no omita el paso de relejarse! Podría hacer varias respiraciones profundas y con cada exhalación suéltese conscientemente, relajando la cara, los hombros, las manos y el área del estómago. También podría empezar con una exploración corporal: comenzando con el cuero cabelludo, lleve su atención lentamente hacia abajo, sistemáticamente relajando y suavizando cada parte del cuerpo. Relajar la tensión del cuerpo conscientemente le ayudará a tener la mente abierta a lo que pueda surgir durante la meditación.

Por acá te dejo un vídeo donde te explican paso a paso lo que debes hacer para acomodar un buen espacio en tu habitación para tu práctica meditativa.



Deja un Comentario

Leer más
Consejos para Decorar un Dormitorio Pequeño

Cuando tenemos una habitación poco reducido debemos resaltar unas ideas basicas para que podamos ambientar correctamente el espacio, ahora me...

Cerrar